Región de Lazio (Lacio en español)

Pueblos y ciudades de la provincia de:

Grottaferrata, Lazio

Grottaferrata
En provincia de Roma

Pueblo de la zona de Castelli Romani.

Grottaferrata, situada a 370 metros sobre el nivel del mar, yace sobre un rellano de los Colli Tuscolani y debe su origen a la famosísima abadía de S. Nilo alrededor de la cual se creó.

Se sabe que, en el lugar que ocupa hoy en día, existió un centro habitado en el siglo V, surgido sobre las ruinas de una villa romana de la época Republicana que algunos históricos han querido identificar como el famoso Tuscolanum de Cicerone. De hecho, el que es hoy territorio de Frascati formaba parte del "agro Tuscolano"; por ésto su historia se confunde con la de la ciudad de Tuscolo.

Numerosos restos arqueológicos encontrados en la zona nos reconducen a asentamientos que se remontan al final de la edad del bronce y perduran durante la edad del hierro hasta el siglo IX a.C. Los restos más significativos de este periodo son la necrópolis descubierta en la villa Cavalletti.

En las fuentes literarias de los siglos sucesivos, leyenda e historia se confunden. Las vicisitudes de Grottaferrata y del Tuscolo son casi idénticas, la historia de las dos ciudades está muy vinculada.

Sólo con la llegada de San Nilo alrededor del año 1000, el lugar empieza a adquirir su autonomía. El Santo funda la abadía en los terrenos que le son donados por Gregorio I, uno de los condes del Tuscolo; en estos terrenos se encontraban los restos de una villa romana entre los cuales había, presumiblemente, un mausoleo que posteriormente se transformó en una cripta cristiana a la cual se debe el nombre de la ciudad: cripta ferrata.

Desde tiempos remotos, la importancia y la riqueza de la abadía atrajo el interés y la codicia de hombres de armas.

Llegaron las "compagnie di ventura" (milicias) bretonas de Ladislao de Nápoles, Nicoló Fortebraccio y Antonio da Pontedera (siglo XV ). Las ultimas devastaciones, cuyos autores fueron las tropas del duque de Calabria en el 1482, y mas tarde los Orsini y los Colonna, convencieron al cardinal Giuliano della Rovere, más tarde Papa con el nombre de Giulio II, a construir un conjunto de obras defensivas alrededor de la abadía para protegerla.
Fué edificada así la fortificación roveriana, con los torreones, las torres de vigilancia, los fosos, y la muralla almenada con el puente levadizo, presumible obra del arquitecto Baccio Pontelli, que le confirió el aspecto majestuoso que aœn presenta.

En el territorio de Grottaferrata se encuentran las interesantes catacumbas Ad Decimum.