Valle del Po

Ruta del Valle del Po en Italia

Los dos itinerarios que siguen a continuación, son en cierto modo complementarios. Aún teniendo cada uno su proprio caracter, les unen muchas cosas y tienen como centro una ciudad que, ademas de haber desarrollado un proprio y originalísimo tipo de vida y un arte suyo, ejerció una influencia que fué más allá de los habituales confines del estado-ciudad del Medioevo y del Renacimiento: VENECIA.
Esta ciudad mágica, entra con todo derecho y por dos veces en nuestro recorrido. La primera, en un recorrido que, consagrado sobre todo al Renacimiento del Valle del Po, alcanza las capitales de los anti-guos principados, sede de Cortes cuya vida fastuosa contribuyó tanto a la cultura europea: Milan de los Visconti y los Sforza; Mantua de los Gonzaga, Verona de los Scaligeri; Ferrara y Modena de los de Este; Parma, maravillosa a pesar de su degenerada dinastia, de los Farnese, y la pequeña Sabbioneta en cuyas actuales lineas selváticas de pequeño núcleo se distinguen todavia las huellas de sueño viril y apasionado de su único gran príncipe, Vespasiano Gonzaga.
Entre estas ciudades, a cuyo lado caminan justamente Bergamo, Brescia, Vicenza y Bolonia que, sin haber sido capitales, desarrollaron no obstante en el grado mas alto, las artes de la expresion figurativa y de la vida civil, Venecia tiene un lugar unico.

Circuito de Milan a Roma pasando por Venecia, con salidas regulares

En el otro itinerario, Venecia sobresale por la función que tuvo como intermediaria entre la antigua civilización romano-bizantina, cuyas huellas se ven con impresionante constancia desde Ravenna, pasando por Aquileya, hasta la nobilísima Parenzo, hoy bajo la dominación yugoslava al otro lado del Adriático, y el mundo italiano del Renacimiento que ella tanto contribuyó a fomentar. Encontraremos huellas de Venecia entre las montañas del Cadore, donde nació Ticiano, hasta mas allá de Trento, donde los ecos venecianos se funden con acentos y modos del centro-Europa imperial. Si el segundo itinerario nos aparece largamente entretejido en la vida veneciana, el siguiente será veneciano casi todo, incluso en las ciudades como Trieste que no pudieron resistir al atractivo y la sugestion que provenía de la Reina de las Lagunas. .