Entre Florencia y Roma
Rutas en coche: Arezzo (1)

Echaremos una ojeada a la ciudad la misma tarde de nuestra llegada, reservando la mañana siguiente para una visita mas profunda. Arezzo fué ciudad etrusca, pero en el siglo IV antes de Cristo, se alió sabiamente a Roma evitando así la destrucción que tocó a otras hermanas suyas. Floreció artistícamente en el agitado medieoevo y en el Renacimiento. Nacieron, entre otros, Francisco Petrarca y G. Vasari.

Veremos la hermosa e irregular Piazza Grande, con monumentos de varias épocas; el pintoresco Palacio de la Fraternita dei Laici (Hermandad de laicos), el Palacio Cofani, con la torrecilla almenada; la alta torre del Palacio Lappoli, el bello ábside a galerías de la Pieve de Santa María (iglesia del 1000 retocada en el siglo XIII). Del ábside alcanzamos la estupenda fachada románica, con nórtico sobrepuesto por tres órdenes de logias de distinta medida. En la parte central, bello friso escultóreo de los Meses; interior con muchas obras de arte, entre otras, Políptico de Lorenzetti (1320) sobre el altar mayor. Por Corso Italia se alcanza el oscuro Palacio del Pretorio, con emblemas de piedra y, desde aquí, la sencilla casa del Petrarca, y la Catedral, noble mole de piedra oscura románico-gótica, comenzada en 1278; interior esbelto y luminoso con magníficas Vidrieras de Guiglielmo de Marcillat (sig XIV) y el monumental sepulcro del Obispo Tarlati (1330). Visto el Palacio Comunal (1300) se alcanza la cercana Iglesia de Santo Domingo (1275), con notables frescos de Spinello Aretino.

En la calle XX Settembre, la Casa de Vasari, pintada por el propio artista "que fué su proprietario. En el ángulo, entre calle S. Lorentino y la de Garibaldi, el Museo y la Pinacoteca, con colecciones de mayólicas y cuadros, entre ellos el importante San Francisco de Margaritone de Arezzo , una de las primeras obras firmadas de la pintura italiana; la Virgen y Santos, de Signorelli y la fuerte Subida al Calvario de Rosso Fiorentino. Por la calle Cavour se alcanza San Francisco, basílica de desnudas formas franciscanas (1322) famosa en el mundo por el ciclo inspirado en la Leyenda de la Cruz (1452-1466) que pintó Piero della Francesca .