Entre Florencia y Roma
Cortona

Cortona, antiquísimo castillo umbro, luego ciudad etrusca y en fin, romana. Su potencia en época etrusca se atestigua por el poderoso cinturón de murallas.

Se visita, antes de entrar a plaza Garibaldi, la iglesia de Santo Domingo, con Políptico del Beato Angélico y otras obras de Sasseta y Signorelli. Una obra cumbre del Angélico, una de las más prodigiosas obras del pintor, se halla en la ex iglesia de Jesús, ante la catedral, transformada en Museo Diocesano y en la que se encuentran obras importantes de Lorenzetti, Signorelli, etc. En la Catedral, románica, ampliada por G. de Sangallo, un notable sarcófago romano.

El Museo Etrusco (palacio Casali, plaza Signoretti) es importante por la colección de armas, vasos, urnas y bronces etruscos; el fabuloso Lampadario (Lámpara) de 16 antorchas. Subiendo a la iglesia de Sania Margarita (retocado moderno pero con bonita tumba de la santa), se gozará de un excelente panorama sobré la amplia llanura y el Lago Trasimeno. Merece una breve visita la iglesia del Renacimiento, Santa Maria del Calcinaio, de Francisco de Giorgio Martini (1485).

Costeando el lago Trasimeno, se pasa a Castiglione del Lago (Palacio Ducal, frescos del '500). y una Virgen atribuida a Rafael joven, en la iglesia de la Magdalena. Pronto llegamos a, CHIUSI.