Alpes, Lagos y Mar
Ivrea

Antigua ciudad sobre el impetuoso Dora. Fue capital del breve reino italico de Berengario II, y de Arduino (966-1011).

Se visitará el bonito Castillo (siglo XIV), austera mole rojiza con almenados torreones redondos; el antiquisimo Duomo (Catedral), con el cimborrio y las dos poderosas torres (en el interior, la Adoración, de Defendente Ferrari). Después de Ivrea, la llanura del Canavese se estrecha en forma de embudo y se asciende al valle del Dora, lugar un tiempo nudo de comunicaciones entre Roma y las Galias, recorrido por la legiones, por cuyo motivo se hallan diseminados por doquier, arcos, puentes y lápidas romanas.

De la época medieval quedan castillos imponentes que se suceden hasta los pasos alpinos. A 18 kilometros de Ivrea, Pont Saint Martin, con el puente romano (130 a de C.) y a los 14 kilometros, Verres, con la Torre de San Giles, Castillo y casas medievales.
Valdra la pena alargar 2 kilometros hasta Issogne donde, en posición panorámica surge el Castillo más bonito del Valle de Aosta, con notables patios y soportales, "frescos" de vida profana, del '400, y un mobiliario original. Nueve km más alla alcanzamos Saint Vincent, celebre lugar de vacaciones; puente romano, (casino de juego). Se supera Chatillon (con otro castillo) y Nus, desde donde se asciende (2,5) al poderoso Castillo de Fenis, con bellas pinturas murales. Tomando de nuevo la carretera se llega pronto a AOSTA.