Alpes, Lagos y Mar
Aosta

Aosta, la romana Augusta Praetoria. Se entra en ella por el majestuoso Arco de Augusto, adecuación de la construcción romana al ambiente alpino.

A la derecha, surge la Colegiata de San Orso, del siglo XI, con campanario del siglo XIII. Se pasan las fuertes arcadas de la romana Puerta Praetoria a cuya derecha vemos los restos del Teatro y del Anfiteatro romano; la Catedral, del Renacimiento, conserva una sugestiva Cripta, con columnas romanas y un rico Tesoro, con arcas de plata repujada y célebres marfiles.

Al lado de Iglesia de San Orso, surge el hermoso Palacete del Priorato con Torre octogonal y preciosas ventanas de barro cocido. Este Palacete es, quiza, el edificio más bonito del Valle.
Junto al Dora, se ven aun los restos de la Torre del leproso, célebre por la novela de Javer de Maistre "Le lepreux de la cite D'Aoste".

Aconsejamos dormir en Aosta para empezar a la mañana siguiente la inolvidable excursión que, atravesando Courmayeur (1230 metros), famosa localidad de veraneo, nos llevará al atrevidísimo funicular aereo que sobrevuela el glaciar del Monte Blanco, llegando a Chamonix. Es esta, quizá, la excursión alpina más emocionante de nuestros dias.