Amalfi, Campania

Amalfi
En provincia de Salerno

Capital de la Costa Amalfitana a la cual da su nombre, Amalfi es hoy día un famoso centro turístico del Golfo de Salerno.
En el pasado fué la primera república marina de Italia, donde aún quedan, en las cercanías del puerto, los restos del Arsenal de la República y los restos conservados en el Museo Municipal.

Las influencias bizantinas, árabes y normandas son bien visibles en la espléndida Catedral (Duomo) (siglo XIII) y en el Claustro del Paraíso (Chiostro del Paradiso).

Los orígenes
Los orígenes de Amalfi están rodeados por las nubes de la leyenda. De hecho, hay numerosas leyendas sobre la fundación de la ciudad: en cualquier caso, todas tienen orígenes romanos en común. Esto también se demuestra por los hallazgos de restos arqueológicos de la época imperial, incluido el ninfeo de una villa, probablemente construida en el momento del emperador Tiberio.
El topónimo "Amalfi" es, además, de cierta extracción latina: según la saga de origen principal, se deriva de Melfi, un pueblo costero lucaniano abandonado por algunos refugiados romanos en el siglo IV d. C.; o podría corresponder al apellido de un gens romano del primer siglo d.C (Amarfia).
Tras las redadas germánicas del siglo V d. muchos refugiados romanos de las ciudades de Campania, ahora presa de las hordas bárbaras, se refugiaron en las montañas Lattari y, después de poco tiempo, dieron mayor ímpetu a la pequeña aldea de Amalfi, transformándola en una ciudad, que ya era sede de un obispo en el año 596.

Organización política
Amalfi y el territorio de la Costa pertenecían, hasta la primera parte del siglo IX, al ducado romano-bizantino de Nápoles, del que se separaron definitivamente el 1 de septiembre de 839, dando lugar a una república autónoma. Esta república, establecida para defender mejor el comercio marítimo de Amalfi de los ataques de los Longobardos de Benevento, fue gobernada primero por las Cuentas elegidas anualmente, luego por los Prefectos y finalmente por los Duques, quienes la transformaron en una especie de monarquía ducal.
Desde el siglo VIII, los amalfitanos se habían establecido en los principales centros portuarios del Mediterráneo en "colonias virtuales", que consistían en casas, tiendas, fondachi, iglesias, monasterios y hospitales, que se administraban a través de las leyes de la patria. El papel de Amalfi en la política mediterránea medieval fue el de la mediación entre diferentes civilizaciones diametralmente opuestas, como el árabe, el bizantino, el oeste románico-germánico.

El comercio
El comercio de Amalfi medieval se llevó a cabo siguiendo un ciclo triangular, que tenía como vértices Italia, Árabe Norte de África y el Imperio Bizantino. Los barcos de Amalfi enviaron cargas de madera hacia los centros árabes de la costa africana; así que los amalfitanos vendían madera a cambio de oro.
En una segunda fase, recorrieron la costa sirio-palestina y Bizancio, donde compraron especias, piedras preciosas, telas preciosas, objetos de orfebrería, que en una tercera fase se vendieron para la mayor parte de Italia, hasta Ravenna y desde allí, navegando el Po, incluso en Pavia. Este ciclo triangular del comercio amalfitano enriqueció enormemente a los habitantes de la república marítima hasta tal punto que las potencias enemigas planearon conquistarla.
Así, Amalfi perdió definitivamente su independencia en 1131, cuando entró en el Reino normando de Sicilia. Pero su prosperidad económica y su poder marítimo no eclipsaron; en realidad, Amalfi fue superado en el comercio y en las actividades marítimas por nuevas potencias competidoras emergentes y más consistentes, como Pisa y Génova.
La verdadera crisis económica de Amalfi medieval se encuentra en los veinte años de la Guerra de las Vísperas, luchada entre los angevinos y los aragoneses por el dominio del sur de Italia, después de lo cual Amalfi y su territorio fueron bloqueados por el mar, repetidamente invadidos, sufrieron competencia. Los catalanes, fueron sometidos a hambruna, pestilencia y despoblación.

Navegación
Durante la Edad Media, Amalfi tenía una flota grande y poderosa, que necesariamente debía distinguirse entre la militar y la mercantil.
La flota militar que fue victoriosa varias veces, especialmente en las batallas lucharon contra los árabes en defensa del cristianismo: entre ellas brilla el famoso episodio de Ostia (849), cuando las naves de Amalfi contribuyeron considerablemente a salvar a Roma del ataque de una poderosa flota musulmana. Para la construcción de buques de guerra, Amalfi tenía un arsenal de mampostería, de los cuales hoy siguen siendo dos carriles divididos por diez pilares. Es el único ejemplo sobreviviente de arsenal medieval al menos en el sur de Italia.
La estructura superviviente muestra los signos claros de la restauración en 1240 y 1272, aunque el edificio ha sido documentado desde el siglo XI. En ella se construyeron los cascos de las galeras de combate, que se establecieron en ciento veinte remos.
Los barcos mercantes, generalmente de bajo cabotaje, se construyeron en las orillas por el término bizantino de Scaria. El escarium medieval de Amalfi está ahora bajo el mar frente a la ciudad, donde recientemente se han descubierto muelles y amarres medievales. Las estructuras portuarias y de construcción naval se sumergieron inexorablemente tras un deslizamiento de tierra submarino causado por una poderosa tormenta de Libeccio, que ocurrió en la noche entre el 24 y el 25 de noviembre de 1343. Este fenómeno dio prácticamente el golpe de gracia a una situación mercantil y marítima que ya se encontraba en declinar.
Hoy, aparte del arsenal, el código marítimo llamado Tabula de Amalpha y la tradición de la invención de la brújula siguen siendo la historia marítima de Amalfi. Este código se conserva en una copia impresa del siglo XVII en el Museo Cívico; fue elaborado entre los siglos XI y XIV y sus capítulos contienen noticias sorprendentes sobre la avanzada y avanzada sociedad marinera de Amalfi.
Ahora está claro que fueron los amalfitanos quienes primero inventaron la brújula como una herramienta de orientación marítima magnética "seca", que la extendió en el Mediterráneo durante la primera mitad del siglo XIII. El mítico inventor amalfitano Flavio Gioia, en honor al cual se encuentra un monumento de bronce creado por el artista Cavese Alfonso Balzìco ubicado en la plaza frente al mar, en realidad nunca existió; de hecho, es un error de interpretación debido a los escritores renacentistas del centro de Italia. Una antigua tradición amalfitana se refiere, en cambio, a un tal Giovanni Gioia como inventor del instrumento marinero.

Las emergencias artísticas y arquitectónicas
El centro urbano actual de Amalfi corresponde totalmente al de la ciudad medieval, por lo que aún conserva vestigios imponentes del pasado histórico, identificable a través de una lectura estratigráfica en la superfetación arquitectónica que se produjo a lo largo de los siglos.
El monumento por excelencia que destaca este interesante fenómeno es, sin duda, el complejo de la catedral de Amalfi. Se compone de dos basílicas yuxtapuestas y comunicadas. El más antiguo estaba dedicado a Vergine Assunta, el primer protector de Amalfi; se construyó sobre los restos de otra catedral cristiana primitiva del siglo VI en forma románica y se estableció en tres naves. Esta basílica catedral del siglo IX estaba flanqueada por otra en 987 debido al interés del duque de Amalfi Mansone I. Esta nueva catedral también tiene tres naves y está dedicada al apóstol Andrés, protector de toda la diócesis de Amalfi, al menos desde la primera mitad del siglo X.
La catedral original, más tarde conocida como la "Iglesia del Crucifijo", se transformó en una forma de Contrarreforma y Barroco entre los siglos XVI y XVII. La antigua estructura románica ha sido devuelta a la luz, y ahora muestra columnas y capiteles de arcos desnudos y puntiagudos, ventanas geminadas y ventanas de una sola lanceta del siglo XIII, frescos del período de Angevin, incluyendo una Virgen con el Niño, los Santos Cosma y Damiano. El beato Gerardo Sasso, fundador de la Orden de San Juan de Jerusalén, hoy de Malta. En la actualidad, la Basílica alberga el Museo de Arte Sacro de la Catedral, entre cuyas exhibiciones son de particular importancia una mitra de Angevin con piedras preciosas y veinte mil cuentas auténticas, así como un cáliz esmaltado del siglo XIV.
El elemento artístico del valor anterior de la nueva catedral es sin duda la puerta de bronce construida en Constantinopla a instancias del rico mercader amalfitano Pantaleone de Comite Maurone, quien la donó al Episcopio de su ciudad alrededor de 1060. Esta puerta presenta cuatro Figuras de plata que representan a Cristo, la Virgen, San Andrés y San Pedro. Este trabajo representa el prototipo de una serie de válvulas de bronce donadas por el propio Pantaleone y su familia a San Paolo (Roma), Montecassino, San Michele Arcangelo sul Gargano.
La catedral de Sant'Andrea se transformó completamente en clave barroca a principios del siglo XVIII por iniciativa del arzobispo Michele Bologna; Los testimonios de esta intervención son las pinturas del pintor napolitano Andrea d'Aste, que recuerdan el martirio de Sant'Andrea, y el techo en oro puro.
El crucero de la catedral, que todavía muestra arcos entretejidos de estilo morisco, fue construido a principios del siglo XIII a instancias del arzobispo Matteo di Capua, junto con la cripta subyacente. El 8 de mayo de 1208, el cardenal amalfitano Pietro Capuano, legado papal de la Cuarta Cruzada, presentó los restos del apóstol Andrés, a quien transportó por mar desde Constantinopla; Un fresco de 1610 de Aniello Falcone recuerda el evento, mostrando las estructuras arquitectónicas de la primitiva catedral románica. En la tumba del apóstol se realizó, a principios del siglo XVII, un altar que presentaba la estatua de bronce de Sant'Andrea, la obra de Michelangelo Naccherino y los mármoles dedicados por Pietro Bernini a los mártires Lorenzo y Stefano. En esos mismos años, las bóvedas de la cripta se pintaron con frescos, utilizando escenas de la vida de Cristo. Desde 1304 en la tumba del Apóstol hay un "signo particular", que es la aparición en cantidades variables de un líquido aceitoso, incoloro, inodoro e insípido llamado "maná". Según la tradición, este maná habría realizado muchos milagros, curando a fieles y peregrinos locales.
Desde la parte norte de la primitiva catedral, el arzobispo Filippo Augustariccio construyó, en 1268, el Paradise Cloister, un cementerio para nobles, identificado por un cuadripórtico con arcos entrelazados que descansan sobre columnas gemelas, en las que hay seis capillas con frescos. En este sentido, la obra pictórica más importante es la Crucifixión atribuida a la escuela napolitana de Giotto.
Frente al Claustro se alza el campanario de la catedral, construido en estilo románico entre 1180 y 1276. En esta última fecha, la campana de la celda de estilo morisco se construyó a instancias del arzobispo Filippo Augustariccio.
El centro urbano de Amalfi puede considerarse con razón como una especie de museo viviente, ya que conserva, bastante intacto, los testimonios arquitectónicos y urbanos de su pasado, que pueden leerse de nuevo a través de la estratificación de los siglos. Entre estas emergencias arquitectónicas hay iglesias y capillas, monasterios y conventos (algunos de los cuales se han convertido en hoteles desde el siglo XIX), viviendas de la aristocracia mercantil medieval, torres y muros.
En la parte interior, hoy llamada Valle dei Mulini, aún quedan las impresionantes ruinas de las antiguas fábricas de papel de Amalfi que, desde el siglo XIII, produjeron el famoso papel hecho a mano, a través de procesos tecnológicos aprendidos del mundo árabe y mejorados en el lugar. En la actualidad, la mayoría de estos edificios están en estado de ruina; solo dos fábricas de papel aún están activas, mientras que el Museo della Carta está en funcionamiento, lo que ofrece a los visitantes una revisión histórica exhaustiva de esta antigua actividad protoindustrial.
La última construcción individual en el interior del Valle es la Ferriera di Amalfi, una fábrica para la extracción de hierro de minerales en bruto y para la producción de acero, que se remonta al siglo XIV, que es, por lo tanto, una de las más antiguas del mundo.

Cultura y tradiciones
"Amalfi está estirada en el mar ... Un mar abierto, inmenso, donde dos abismos se unen y se mezclan ... Toda la ciudad es un gran balcón azotado por un sol deslumbrante". Esto fue lo que escribió el gran periodista de Amalfi, Gaetano Afeltra, sobre su ciudad, capaz de fusionar las glorias del pasado con el aroma del mar y los limones. La majestuosa catedral, los claustros encantados y las antiguas plazas con los exclusivos trabajos artesanales hechos a mano, la cerámica artística, el limoncello, las sandalias…. Todo amalgamado por el rico folklore de los eventos: las celebraciones del Viernes Santo, Navidad y Año Nuevo, la Regata Histórica y el Año Nuevo Bizantino.
Y luego la gastronomía, un afloramiento entre la innovación y la tradición, y sus playas que son auténticas joyas que el mar ha tallado al pie de las rocas quemadas por el sol.

Museos y monumentos
El centro urbano actual de Amalfi corresponde totalmente al de la ciudad medieval, por lo que aún conserva vestigios imponentes del pasado histórico, identificable a través de una lectura estratigráfica en la superfetación arquitectónica que se produjo a lo largo de los siglos.
El monumento por excelencia que destaca por este interesante fenómeno es, sin duda, el complejo de la Catedral de Amalfi. Se compone de dos basílicas yuxtapuestas y comunicadas. El más antiguo estaba dedicado a Vergine Assunta, el primer protector de Amalfi; se construyó sobre los restos de otra catedral cristiana primitiva del siglo VI en forma románica y se estableció en tres naves. Esta basílica catedral del siglo IX estaba flanqueada por otra en 987 debido al interés del duque de Amalfi Mansone I. Esta nueva catedral también tiene tres naves y está dedicada al apóstol Andrés, protector de toda la diócesis de Amalfi, al menos Desde la primera mitad del siglo X.
La catedral original, más tarde conocida como la "Iglesia del Crucifijo", se transformó en una forma de Contrarreforma y Barroco entre los siglos XVI y XVII. La antigua estructura románica ha sido devuelta a la luz, y ahora muestra columnas y capiteles de arcos desnudos y puntiagudos, ventanas geminadas y ventanas de una sola lanceta del siglo XIII, frescos del período de Angevin, incluyendo una Virgen con el Niño, los Santos Cosma y Damiano. El beato Gerardo Sasso, fundador de la Orden de San Juan de Jerusalén, hoy de Malta. En la actualidad, la Basílica alberga el Museo de Arte Sacro de la Catedral, entre cuyas exhibiciones son de particular importancia una mitra de Angevin con piedras preciosas y veinte mil cuentas auténticas, así como un cáliz esmaltado del siglo XIV.
El elemento artístico del valor anterior de la nueva catedral es sin duda la puerta de bronce construida en Constantinopla a instancias del rico mercader de Amalfitano Pantaleone de Comite Maurone, quien la donó al Episcopio de su ciudad alrededor de 1060. Esta puerta presenta cuatro Figuras de plata que representan a Cristo, la Virgen, San Andrés y San Pedro. Este trabajo representa el prototipo de una serie de válvulas de bronce coeve donadas por el propio Pantaleone y su familia a San Paolo fuori le mura (Roma), Montecassino, San Michele Arcangelo sul Gargano.
La catedral de Sant'Andrea se transformó completamente en clave barroca a principios del siglo XVIII por iniciativa del arzobispo Michele Bologna. Los testimonios de esta intervención son las pinturas del pintor napolitano Andrea d'Aste, que recuerdan el martirio de Sant'Andrea, y el techo en oro puro.
El crucero de la catedral, que todavía muestra arcos entretejidos de estilo morisco, fue construido a principios del siglo XIII a instancias del arzobispo Matteo di Capua, junto con la cripta subyacente. El 8 de mayo de 1208, el cardenal amalfitano Pietro Capuano, legado papal de la Cuarta Cruzada, presentó los restos del apóstol Andrés, a quien transportó por mar desde Constantinopla. Un fresco de 1610 de Aniello Falcone recuerda el evento, mostrando las estructuras arquitectónicas de la primitiva catedral románica.
En la tumba del apóstol se realizó, a principios del siglo XVII, un altar que presentaba la estatua de bronce de Sant'Andrea, la obra de Michelangelo Naccherino y los mármoles dedicados por Pietro Bernini a los mártires Lorenzo y Stefano. En esos mismos años, las bóvedas de la cripta se pintaron con frescos, utilizando escenas de la vida de Cristo. Desde 1304 en la tumba del Apóstol hay un "signo particular", que es la aparición en cantidades variables de un líquido aceitoso, incoloro, inodoro e insípido llamado "maná". Según la tradición, este maná habría realizado muchos milagros, curando a fieles locales y peregrinos.
Desde la parte norte de la primitiva catedral, el arzobispo Filippo Augustariccio construyó, en 1268, el Paradise Cloister, un cementerio para nobles, identificado por un cuadriportico con arcos entrelazados que descansan sobre columnas gemelas, en las que hay seis capillas con frescos. En este sentido, la obra pictórica más importante es la Crucifixión atribuida a la escuela napolitana de Giotto.
Frente al Claustro se alza el campanario de la catedral, construido en estilo románico entre 1180 y 1276. En esta última fecha, la campana de la celda de estilo morisco se construyó a instancias del arzobispo Filippo Augustariccio.
El centro urbano de Amalfi puede considerarse con razón como una especie de museo viviente, ya que conserva, bastante intacto, los testimonios arquitectónicos y urbanos de su pasado, que pueden leerse de nuevo a través de la estratificación de los siglos. Entre estas emergencias arquitectónicas hay iglesias y capillas, monasterios y conventos (algunos de los cuales se han convertido en hoteles desde el siglo XIX), viviendas de la aristocracia mercantil medieval, torres y muros.
En la parte interior, hoy llamada Valle dei Mulini, aún quedan las impresionantes ruinas de las antiguas fábricas de papel de Amalfi que, desde el siglo XIII, produjeron el famoso papel hecho a mano, a través de procesos tecnológicos aprendidos del mundo árabe y mejorados en el lugar. En la actualidad, la mayoría de estos edificios están en estado de ruina; solo dos fábricas de papel aún están activas, mientras que el Museo della Carta está en funcionamiento, lo que ofrece a los visitantes una revisión histórica exhaustiva de esta antigua actividad protoindustrial.
La última construcción individual en el interior del Valle es la Ferriera di Amalfi, una fábrica para la extracción de hierro de minerales en bruto y para la producción de acero, que se remonta al siglo XIV, que es, por lo tanto, una de las más antiguas del mundo

Situacion de Amalfi en la Costa Amalfitana

Situacion de Amalfi en la Costa Amalfitana

Pedanias de Amalfi
El territorio de la Municipalidad de Amalfi incluye, además del centro urbano, también unas diez pedanías ubicadas en el sector occidental de la costa, siendo las más importantes las que siguen:
En la parte posterior de Amalfi, en la colina llamada Monte Falconcello, se encuentra Pogerola, un antiguo castillo de la ciudad, del cual se conservan vestigios evidentes de muros y torres. En una de ellas, construida en el siglo XV, se ha identificado recientemente la iglesia monástica de San Sebastiano, que data de finales del siglo X. La pedania, que una vez se llamó Pigellula, quizás porque produjo platos de barro en particular, aún conserva algunas iglesias medievales de particular valor: la iglesia parroquial de Santa Marina del siglo XII; el dedicado a San Miguel Arcángel con un plan bizantino, construido en 1181; la de la Madonna delle Grazie, fundada por algunas familias indígenas en 1539. La pedania más cercana a las paredes de Amalfi es Pastena, cuyo topónimo recuerda la actividad de "pastinare" que es cultivar la tierra. La iglesia parroquial de Santa Maria con dos naves con cruces, así como la iglesia de Santa Maria de Lupino, que data del siglo XIV, son claramente visibles.
Aún más al oeste encontramos una solitaria: Di Lone; también se desarrolla entre la costa del mar y las colinas que se extiende por los cultivos escalonados. Su iglesia principal está dedicada a Santa Maria di Montevergine y es la reconstrucción de la iglesia parroquial del mismo siglo del siglo XIII, desafortunadamente derruida.
En las fronteras del territorio municipal de Amalfi se extiende la pedania de Vettica Minore, que contiene algunas playas pequeñas pero deliciosas, así como cuevas y barrancos naturales formados en la roca caliza. La iglesia parroquial, de principios de la Edad Media, está dedicada a San Michele Arcangelo.
La más alta de Amalfi es Tovere, un antiguo asentamiento habitado por marineros y campesinos. Algunos de ellos, que hicieron su fortuna en el siglo XIII, construyeron o ampliaron las iglesias de la casa de campo, en primer lugar la iglesia parroquial de San Pietro Apostolo, que conserva emergencias artísticas y arquitectónicas de estilo árabe-bizantino, incluido el campanario alto. En el territorio de Tovere. Recientemente se ha sacado a la luz la iglesia de piedra de las SS. Trinidad.
Dentro de las cinco pedanías de Amalfi todavía hay algunas viviendas medievales y modernas interesantes pertenecientes a las familias locales que fueron enriquecidas por el comercio marítimo. Estas pedanías se denominan "casas abovedadas", porque muestran tiempos evidentes de varios estilos. Estos edificios encajan perfectamente en el paisaje natural de la costa.

Mares y playas
"Para describir las orillas del mar de Amalfi de acuerdo con las publicaciones fotogénicas tradicionales de los turistas, las secuencias de documentales deberían ser suficientes". Salvatore Quasimodo sabía bien cuando escribió su Alabanza a Amalfi, que no fue así. Porque las orillas del mar de la ciudad ofrecen sugestión y encanto. Comenzando con la más amplia de sus playas: la Marina Grande, al pie del paseo marítimo que se abre como un anfiteatro en el Mediterráneo, cuatro son los establecimientos de baño, mientras que los dos extremos de la playa están destinados a uso gratuito con la posibilidad de alquilar equipos.
La costa, salvaje e irregular, después de la playa de las Sirenas (incluso aquí la recepción está garantizada en la casa de baños) que el mar da detrás del antiguo puerto y cerca de la cueva natural llamada Sant'Andrea, ofrece pequeñas calas.
Se necesitan aproximadamente cuatrocientos escalones para bajar a la playa de Duoglio, donde en verano tres establecimientos de baño (uno de los cuales sirve al hotel Excelsior) ofrecen hospitalidad y alquiler de equipos para deportes acuáticos, como buceo, windsurf y piragüismo. Poco más allá de la playa de Santa Croce, ubicada en un pintoresco barranco natural al pie de la cordillera de Lattari.
En el promontorio sobre el que se alza la Torre di Vettica, la última playa que cae en el territorio de Amalfi es la de La Vite. También este, hermoso y evocador, ofrece servicios de recepción y refrigerio.

Excursiones y naturaleza
El Monte Lattari constituye la cordillera de la costa de Amalfi, la península de Sorrento y hasta la isla de Capri.
La zona de Amalfi se caracteriza por una densa red de caminos, compuesta por unos 530 km de caminos, principalmente escaleras, que servían para conectar el antiguo Ducado y para llegar a las ciudades fortificadas construidas en su Altos picos, que alcanzan hasta los 1444 metros.
Es un importante patrimonio de nuestra ciudad por la riqueza naturalista que logra expresar y por la belleza escénica que puede brindar a quienes siguen estos caminos.
Específicamente, la red de senderos consiste en la Alta Via dei Monti Lattari de 70 km de longitud, que cruza toda la península desde Cava dei Tirreni hasta Punta Campanella, a la que se conectan otros 124 caminos.
Es una oportunidad única para descubrir la costa de Amalfi, que cada año atrae a miles de visitantes.

Artesanía local
En Amalfi la actividad más antigua es la de "fabbricar carta". Una de esas tradiciones transmitidas por generaciones y que ha resistido la trampa del tiempo.
La producción de la pequeña muñeca histórica hecha con puré derivado de trapos y telas, fue aprendida por los árabes alrededor del siglo XII. Y aún hoy, en el corazón del Valle dei Mulini, la producción del Amalfi Hand Paper continúa, elegante y de color ámbar, en la que artistas y escritores han escrito a lo largo de los años.
Junto a la más antigua de las artesanías relacionadas con la fabricación de papel, se encuentra la cerámica artística que Amalfi ha logrado preservar gracias a la pasión de algunos jóvenes artesanos que producen pocas piezas pero de considerable valor.
El fenómeno del siglo XIX fue el de Limoncello hecho con el limón sfusato cultivado a lo largo de las terrazas de la Costa. Hay muchos talleres de artesanía que convierten el oro amarillo en una infusión de los más buscados del mundo.
Incluso en la moda, Amalfi tiene su artesanía local. Es el de las sandalias hechas a mano, a veces adornadas con corales o cristales. Una producción que atrae el interés de un turismo exigente y refinado.

No te olvides de visitar el resto de pueblos que pertencen a la Costa amalfitana como son Atrani, Cetara, Conca dei Marini, Furore, Maiori, Minori, Praiano, Positano, Scala, Ravello, Tramonti, Vietri sul Mare.

Bonito es el disfrute del Itinerario de Positano a Amalfi.