Cetara, Campania

Cetara
En provincia de Salerno

Parece que su nombre deriva de "cetaria" (tonnara), atuneras, o de "cetari", que son vendedores de grandes peces.

Pueblo marinero y activo puerto pesquero, Cetara, en las faldas del Monte Falesio se desarrolló a partir del siglo IX cuando se instaló una colonia de Sarracenos.

Participó activamente a la creación de la antigua República marinara de Amalfi, y sucesivamente por siglos, estuvo bajo dominio de la Abadía Benedictina de Cava de' Tirreni.

Hay que visitar la Torre Vicereale que domina el lado este de la playa de Cetara, la iglesia de san Pedro Apóstol del siglo IX, y la Iglesia y el Convento de San Francisco.

No te olvides de visitar el resto de pueblos que pertencen a la Costa amalfitana como son Amalfi, Atrani, Conca dei Marini, Furore, Maiori, Minori, Praiano, Positano, Scala, Ravello, Tramonti, Vietri sul Mare.

Torre de Cetara en la Costa Amalfitana

Historia

Historia

Los orígenes de este pueblo de pescadores se remontan quizás a la Alta Edad Media. Durante la Edad Antigua, su territorio, casi completamente deshabitado, pertenecía a la jurisdicción de la ciudad etrusca de Marcina, probablemente coincidiendo con Vietri sul Mare.
El asentamiento marinero tuvo que construirse en la segunda mitad del siglo IX, cuando se estableció una colonia de sarracenos en esa localidad, y luego se expulsó hacia fines de ese siglo. En 1030, el Cetarese pagó el ius piscariae al arzobispo de Amalfi, mientras que en 1120 el duque William otorgó al monasterio benedictino de Erchie el derecho de cobrar el diezmo que se pagaba por la actividad de pesca en el mar de Cetara.
Alrededor de 988 ya estaba funcionando la iglesia de San Pedro Apóstol, alrededor de la cual comenzó a desarrollarse el asentamiento en el mar y en las colinas laterales. Cetara estaba protegida al norte por el monte Falerzio, mientras que al sur, en el lado del mar, había un muro a lo largo del cual había torres y edificios fortificados. La defensa de la costa cetaresa se fortaleció aún más en el siglo XVI mediante la construcción de una torre virreinal.
En la Edad Media, la parte oriental del territorio de Cetara pertenecía al principado lombardo de Salerno, mientras que la parte occidental se insertaba en el tenimento del ducado romano-bizantino de Amalfi. El paisaje de esas áreas se caracterizaba por bosques, castaños, la mayoría de los cuales pertenecían a la aristocracia de Amalfi-Atranese y al monasterio de S. Maria y S. Benedetto di Erchie.
La rugosa orografía de la costa obligó a la antigua Cetara a hacer terrazas sostenidas por muros de piedra seca, todavía hoy llamados macerines. Huertos, viñedos y limoneros se plantaron en estas terrazas. A cambio el olivo creció espontáneamente. La bahía de Cetara estaba en contacto directo con el puerto clásico de Fonti, donde en la Edad Media se anclaron los barcos de la Badia di Cava de 'Tirreni.
El cetarese, como todos los habitantes del ducado de Amalfi, participó en las actividades marítimas y comerciales del pequeño Estado ribereño. Así, embarcados en los barcos de la república, los marineros de Cetara contribuyeron al ciclo triangular del comercio amalfitano, que tenía como cumbres el sur de Italia, el norte de África y el imperio bizantino. Además, en el momento de la república marítima, los mejores pescadores de la Costa resultaron ser los cetareses cuyo mar era muy rico en alimentos; en las aguas de Cetara y del litoral vecino fueron capturados meros y morenas. Otras especies de peces capturados con redes fueron el atún, los palamides y la caballa. Para su pesca se organizó una trampa que consistía en una pared de redes masivas de cáñamo y esparto, sostenida a flote por una gran cantidad de corchos y se detiene en la parte inferior atada a grandes molinos y anclas.
Las pesquerías de atún comenzaron desde la costa y se dirigieron hacia el oeste y el este, formando un marco cúbico con varios compartimentos. Este '' laberinto '' tenía solo una abertura, llamada la puerta, desde donde entraba el pez. Del mar, los cetaresi también extrajeron grandes cantidades de anchoas y sardinas que se salaban en los barriles junto con varios huesos de pescado.
Los pescadores de Cetara, como todos los de la riviera de Amalfi, aplicaron en sus actividades el capítulo sobre la distribución de beneficios mencionado en la recopilación de leyes marítimas mejor conocidas como Tabula de Amalpha. Este es el '' ingreso medio '' o el pacto que dispuso la división de las ganancias derivadas de la pesca y la consiguiente venta del pescado en tres partes, una de las cuales pertenecía al propietario del barco, otra al jefe de la embarcación y otra a la tripulación.
Hay un momento en el que el Ducado Cetara queda "tierra libre". En esos años, el cetarés contribuyó válidamente a la liberación de Federico, segundo hijo del rey de Nápoles, preso en Salerno.
En ese momento, desafortunadamente, las costas de Amalfi estaban infestadas por corsarios turcos. En mayo de 1534, la flota de Sinan Pasha saqueó primero las aldeas de Erchie y Soverano y luego atacó a Cetara, tomando a trescientos habitantes como esclavos y matando a muchos otros. Pero diez años después, una terrible tormenta derribó los barcos de Kheir-Eddin, llamado Barbarroja.
Tras el nacimiento de la República Napolitana en 1799, la flota francesa que apoyaba a los jacobinos napolitanos, después de haber evitado a Amalfi una poderosa cañonada a cambio de una gran suma de dinero, comenzó la construcción de un fuerte en Conca dei Marini. Algunas embarcaciones republicanas, escondidas en la entrada natural de esas aguas, vigilaban las obras. Sin embargo, en cierto momento, la Fides y las puntas de lanza armadas con marinos ingleses y cetareses partieron de Fonti para apoderarse de estas embarcaciones. Después de un primer ataque rechazado, los británicos y los cetarianos derrocaron el fuerte francés Conca dei Marini. De las antiguas flotas costeras de hoy solo queda el recuerdo; solo eso…

Que ver en Cetara en la Costa Amalfitana

Qué ver en Cetara

Qué ver en Cetara

- Museo de la pesca y el vertido de anchoas
El primer Museo de Bodegas dedicado a la anchoa colatura nace en Cetara, en los salones de la parte inferior original de Angevin de la Torre Vicereale. La iniciativa se llevó a cabo en el contexto del memorando del entendimiento firmado por la Municipalidad de Cetara, la Asociación para la Valorización de la colatura de anchoa de Cetara, la Bandera de Ulysses Approdo y el Departamento de Medicina Veterinaria y Producción Animal Universitaria. Es un espacio donde los barriles viejos descansarán y envejecerán, donde se almacenará el valioso líquido ámbar obtenido del envejecimiento de las anchoas saladas. El museo de la bodega también incluirá una pequeña pero muy importante biblioteca que reunirá libros, documentos históricos, periódicos, revistas, fotografías dedicadas a la pesca y las raíces de Cetara.

- La torre vicereale
Construida en la era de Angevin (siglo XIV) con funciones de avistamiento y defensa, a lo largo de los siglos, el bastión ha sido remodelado varias veces: la torre de doble altura se agregó a la estructura cilíndrica original en el período aragonés y dos pisos más a finales del SXIX.
Después de que los turcos desembarcaran en 1534, el edificio se convirtió en parte de un sistema de fortificaciones dividido en unas 400 torres que cubrían la mayor parte de las costas del sur de Italia. Estas torres, en el momento de avistar barcos enemigos, se transmitían señales, con el fuego por la noche y con el humo durante el día, para advertir a la población del peligro inminente, y preparadas para defender la costa. La torre, de hecho, estaba equipada con tres cañones de bronce y tres "petrieri" (pequeñas catapultas) capaces de apuntar hacia abajo.
Después de la compra por parte de particulares a fines del siglo XIX, la torre se convirtió en propiedad municipal en los años 90 y luego se restauró. En 2011, se reabrió al público y actualmente alberga un Museo Cívico con exposiciones permanentes del artista cetarés Manfredi Nicoletti y numerosos pintores de la costa, los llamados "costaioli", así como el "museo viviente" de otro gran artista cetarés, Ugo Marano, una exposición que se concibió en los años 70 y que pudo volver a proponer en la torre de Cetara justo antes de su muerte.

- Iglesia de San Pedro Apostol
La Iglesia de San Pedro Apóstol de Cetara, en italiano Chiesa San Pietro Apostolo, como muchos de los monumentos e iglesias de la zona ha sido remodelado varias veces durante los siglos. Se tiene noticias de ésta iglesia en documentos del 988, mientras la forma barroca actual es del siglo XVIII. La Iglesia de San Pedro Apóstol se presenta a una única nave con altares a los lados. La puerta de bronce es obre del artista Battista Marello. En el interior se encuentra la lápida de Grandenetto Aulisio, un héore de Cetara que en el 1484 logró salvar al príncipe Federico, hijo del rey Ferdinando I de Aragón. Gracias a esta hazaña, le pueblo de Cetara ganó respeto y tratos de favor.
Además en el interior de la Iglesia podrán observar diferentes lienzos de la época barroca hasta los primeros del 900.

- Iglesia y convento de San Francisco
La Iglesia y el Convento de San Francisco, en italiano Chiesa e Convento di San Francesco, forman un complejo construido a finales del siglo XIV. En un tiempo era compuesto del claustro (que hoy es un restaurante), y de la sede del ayuntamiento.
La iglesia de San Francisco fue construida en 1585, tiene una estructura con una nave central única. Se pueden mencionar los frescos bajo la bóveda y en la fachada, que representa la Inmaculada.

- Iglesia de Santa Maria de Constantinopla
La Iglesia de Santa María de Costantinopla, en italiano Chiesa di Santa Maria di Costantinopoli, fue edificada a finales del siglo XIX. Como el resto de las iglesias de Cetara, es una pequeña iglesia con una sola nave, con una torre campanario. La iglesia fue destruida en el 1910 por una terrible tormenta, y fue reconstruida en el 1921. En el altar y en la fachada de la iglesia se pueden admirar dos reproducciones de la Virgen de Constantinopla.

Que comer en Cetara en la Costa Amalfitana

Qué comer en Cetara

Qué comer en Cetara

Por su tradición de pueblo de pescadores, Cetara es famosa por sus platos de pescado fresco, sobre todo sardinas y atún. Las sardinas se pueden degustar en el plato tradicional “La Colatura di alici di Cetara”, un líquido obtenido con recetas secretas que pasan de generación en generación. El proceso dura unos 5 meses, y prevé el uso de sardinas frescas presadas. Con la presión un líquido (la colatura) se va depositando. Después de varios pasos, el líquido obtenido se coloca a “secar” al sol para eliminar el agua y concentrarlo. Mientras tanto las sardinas se maduran en sal. Al final de 4-5 meses, se vuelve a colar el líquido original a través de las sardinas curadas. El resultado es lo que se conoce como “colatura di alici”. Una especialidad que tienen que degustar en Cetara!.

El limón “Sfusato Amalfitano” una antigua variedad de limón que se cultiva en las terrazas de Cetara. Esta variedad fue importada desde Sicilia (y se cree el Medio Oriente) a finales del siglo X. Quedan muy pocas platos “originales” de esta variedad, por lo que les recomiendo probarla!. Por supuesto no olviden el atún de Cetara y en general todo el pescado fresco que puede ser degustado con la pasta (varias recetas interesante), frito y en muchas otras versiones!

Hoteles en Cetara en la Costa Amalfitana

Donde dormir en Cetara

Donde dormir en Cetara

Cetara es un pueblo muy pequeño, pero ofrece al turista algunos hoteles y bed & breakfast. Durante la temporada alta, como en toda la Costa Amalfitana presenta precios altos, pero menores a ciudades como Amalfi o Positano. Les recomiendo dormir en Cetara si les gustan los pueblos pequeños que viven del mar y respiran tranquilidad y vida normal.

Situacion de Cetara en la Costa Amalfitana

Cómo llegar a Cetara

Cómo llegar a Cetara

En avion
Desde el aeropuerto de Nápoles Capodichino, tome el autobús hasta la estación central de Nápoles. En la estación puede tomar el tren local o el autobús Sita a Salerno. Desde Salerno, tome otro autobús Sita hasta Amalfi (Via Vietri) y baje en Cetara.

En tren
También puede llegar a la estación de Salerno con los trenes de alta velocidad de Trenitalia e Italo. En la estación de Salerno, en la salida hay una parada de autobús donde puede tomar el autobús Sita a Amalfi (vía Vietri) y bajar en Cetara.

En coche
Viniendo desde el norte, hay que salir de la autopista A3 (Nápoles-Salerno) en la salida de Vietri sul Mare, tomar la S.S. 163 Amalfitana y después de 5 km se llega a Cetara. También desde el norte se puede llegar a Salerno por la autopista A30 Roma-Caserta-Salerno que sale en el peaje de Mercato S. Severino. Desde el peaje a lo largo de la salida de la autopista E841, después de unos minutos se encuentra en Salerno. En la salida de Salerno, siga las indicaciones hacia la costa de Amalfi. Continuar hacia el viaducto de Alfonso Gatto que domina el puerto comercial de Salerno. Antes de llegar al puerto, gire a la derecha y siga por S.S. 18 hasta Vietri sul Mare. En Vietri, toma el S.S. 163 Amalfitana y después de 5 km se llega a Cetara.
Desde el sur, puede salir de la autopista A3 en Salerno y continuar hacia el viaducto Alfonso Gatto, que domina el puerto comercial de Salerno. Antes de llegar al puerto, gire a la derecha y siga por S.S. 18 hasta Vietri sul Mare. En Vietri, toma el S.S. 163 Amalfitana y después de 5 km se llega a Cetara.