Región de Le Marche (Las Marcas, en español)

Pueblos y ciudades de la provincia de:

Mombaroccio, Marche

Mombaroccio
En provincia de Pesaro

Situada de sureste a noroeste a lo largo de la cresta de una colina, la ciudad de Mombaroccio (a 20 km de Pesaro) está completamente rodeada de robustos muros erigidos para proteger el antiguo "castillo". Es característica la configuración en espiga con los edificios principales a los lados del eje central de la carretera es característica.

Los municipios limítrofes de Mombaroccio son: Cartoceto, Fano, Monteciccardo, Pesaro y Colli al Metauro.

Fué fundado en el siglo XIII y dependía estrictamente de la ciudad de Pesaro, gobernada por los Malatesta, en virtud de los cuáles se definió su trazado urbano. La majestuosa Porta Maggiore, flanqueada por dos poderosas torres cilíndricas, data precisamente de este período.

Los Malatesta fueron seguidos por los Sforza, en 1445, justo cuando se introducían las armas de fuego. Se determinó una profunda transformación de las estrategias de ataque y defensa y los Sforza se involucraron en las nuevas intervenciones de fortificación que se habían vuelto necesarias.

En el Renacimiento fue un modelo de sociedad avanzada, especialmente bajo la guía de los marqueses de Monte, convocados por los Sforza, en particular con Guidubaldo, colaborador de Galileo y compañero de estudios de Torquato Tasso. En el edificio que le pertenecía hay un laboratorio que propone algunas experiencias que realizó junto con Galileo.

Tour por Le Marche, Viaje a Las Marcas

La vista desde las paredes que se extiende desde Ancona hasta Rimini y San Marino es espectacular.

No hay que perderse: el Museo de la Civilización Campesina establecido en los subterráneos del siglo XVI del antiguo Convento de los Frailes Girolomini, el Museo de Arte Sacro, en la sacristía de la Iglesia de San Marco (siglo XIV) y la exposición de bordados establecida en la "Galería de la torre ".

En el espléndido pico del monte Mattera, rodeado de un bosque de castaños, robles y encinas, se encuentra el monasterio franciscano de Beato Sante del siglo XIII, remodelado por el arquitecto Girolamo Genga durante el siglo XVI. El convento conserva, en una gran sala del claustro, el Museo dedicado al "Beato Sante", en el siglo Giansante Brancorsini (1343 - 1394), vástago de una familia noble que, después de un sangriento evento, había venido al convento para vestirse Hábito franciscano. Con el tiempo, el convento sufrió la cupación napoleónica (1810) y la de Saboya (1862); solo en 1908 los frailes pudieron regresar allí para convertirlo en un importante centro de actividad religiosa y social: durante la Segunda Guerra Mundial, alrededor de trescientas personas encontraron refugio allí, incluidos muchos judíos que habían escapado de las deportaciones nazis. Desde el interior del claustro se ingresa al aula Pinacoteca - Museo, donde se conservan auténticas obras maestras de diferentes culturas y orígenes: desde el Políptico de Zanino di Pietro (1389-1406) hasta la Virgen de la Humildad de Andrea di Bartolo, en el Incontro de San Gioacchino y Sant'Anna pintadas en la segunda mitad del siglo XV. En la iglesia se conserva, entre otras cosas, el espléndido Crucifijo (hecho de 1320 a 1330) atribuido al Maestro de la Coronación Bell Puig.