Región de Le Marche (Las Marcas, en español)

Pueblos y ciudades de la provincia de:

Monte Porzio, Marche

Monte Porzio
En provincia de Pesaro

Monte Porzio es un centro agrícola e industrial de la zona de Pesaro, situado en una formación alargada en las colinas en el lado izquierdo del bajo Val Cesano que corre a lo largo del fondo del valle. Castelvecchio, cuyo núcleo más antiguo aún está rodeado de murallas, se encuentra en una posición similar al noreste.

Los municipios limítrofes de Monte Porzio son: Corinaldo (AN), Mondavio, Monterado (AN), Orciano di Pesaro, San Costanzo y San Giorgio di Pesaro.

Citado en las fuentes documentales más antiguas con el nombre de castrum montis podii, perteneció a la abadía de San Lorenzo en Campo y en 1428 fue entregado al conde Guido di Mirabello, teniente de Carlo Malatesta.

La familia Gabrielli de Montevecchio fué la protagonista de la construcción de todo el complejo monumental del centro histórico, dominado por una serie de edificios para los distintos miembros de la misma familia. Todo el edificio, caracterizado por una estructura homogénea, retoma, en clave del siglo XVIII, el tema de la ciudad ideal del Renacimiento.

Tour por Le Marche, Viaje a Las Marcas

La ciudad se caracteriza por una sabia distribución de espacios, para juegos de perspectiva y para la integridad del conjunto: todo es obra del arquitecto Andrea Vici, un alumno de Vanvitelli que quizás no era ajeno al proyecto.

El palacio Montevecchio, el palacio Terni, el palacio Chiocci-Ginevri y el palacio Flaiani-Palestini (todos ya Montevecchio) son los ejemplos más valiosos de la arquitectura civil privada de Monte Porzio. El ayuntamiento es un buen ejemplo de arquitectura pública de mediados del siglo XVII. La iglesia de Santa Maria Assunta y la pequeña iglesia de la Piedad son ejemplos de arquitectura religiosa. En la iglesia parroquial de San Michele Arcangelo, ubicada a las afueras del centro histórico, se ha venerado un antiguo crucifijo de madera desde al menos 1588, pero no se sabe nada sobre el origen de esta devoción.

En el pueblo cercano de Castelvecchio se levanta, además de la iglesia parroquial de S. Antonio, lo que una vez fue una antigua Rocca Roveresca: fortaleza severa con un foso, ménsulas y torres poligonales en los cuatro vértices.