Región de Le Marche (Las Marcas, en español)

Pueblos y ciudades de la provincia de:

Fermo, Marche

Lapedona
En provincia de Fermo

Lapedona es una ciudad medieval en la cima de una colina, ubicada en un área habitada desde la antigüedad.

Su nombre aparece por primera vez en un documento de 1148, en el que el obispo de Fermo, Liberato (1128-1150), confirma a la ermita de Santa Croce di Fonte Avellana (PU) la posesión de iglesias y propiedades en la diócesis de Fermo, incluida la iglesia de San Quirico intra castellum qui dicitur Lapidona.

Los municipios limítrofes de Lapedona son: Altidona, Campofilone, Fermo, Montefiore dell'Aso (AP), Monterubbiano y Moresco.

Probablemente el castillo original de Lapedona incluía la iglesia de San Quirico y el centro histórico actual se construyó a principios del siglo XIV a través del fenómeno de la fortificación y la transferencia de los títulos rurales de las iglesias.

El castrum Lapidone está incluido en la lista de castillos que Aldobrandino d'Este, marqués de Ancona, asigna a la ciudad de Fermo el 10 de junio de 1214, aunque formalmente dependiese de esta última a partir de 1238, que es cuando el obispo-conde de Fermo Filippo II entregó todas las propiedades de la iglesia al municipio, desde el río Potenza hasta el Tronto.

Tour por Le Marche, Viaje a Las Marcas

A través de la antigua puerta Marina, perfectamente conservada, con un arco apuntado decorado con merlones gibelinos, ingresa al centro histórico. Bajo el pórtico del ayuntamiento del siglo XVI, adornado con diferentes arcos, hay una estela funeraria de la época romana, en la que hay inscripciones y bajorrelieves. La iglesia de San Nicolò está decorada con un hermoso techo de madera y exhibe una pintura de Simone de Magistris en el altar principal. Un portal neoclásico conduce a la iglesia parroquial de los Santos Giacomo y Quirico, donde se guardan dos valiosas esculturas de madera.

En los alrededores de la zona habitada también se encuentra la pequeña iglesia de Santa Maria Manù, que conserva sus líneas románicas puras sin concesiones al virtuosismo arquitectónico.