Alpes, Lagos y Mar
Génova (3)

Reemprendemos la visita desde San Lorenzo hasta la Logia dei Banchi, del quinientos, centro una vez de la Geénova financiera y desde la cual se llega a Nuestra Senora de la Vina, con campanario y claustro románico.

Volvemos a plaza de S. Lorenzo desde donde, por calle Chiabrera y plaza de los Embriaci con la torre almenada, llegamos a Sania Maria del Castillo, espléndida iglesia del siglo XII, engastada a un lado de la colina. Desde aqui alcanzamos San Agustin, con un raro claustro triangular (en la iglesia, museo Ligur de arquitectura y escultura).

Por el "callejón" de San Agustín, se desciende a la iglesita románica de San Donato, con espléndido campanario poligonal y, en el interior, una obra maestra del trabajo flamenco: el tríptico de Joos Van Cleve, "La Adoración de los Magos".

Volviendo a San Agustín nos dirigiremos a la grandiosa basílica de Santa María Asunta de Carignano (1552-1700), y descendiendo por calle Fieschi a Puerta San Andrés, alto edificio gótico con torres almenadas junto al que ha sido reconstruido el dedicado Claustro de San Andres; al lado, la casa de Cristobal Colón.
Continuamos descendiendo y sobrepasamos calle Venti Setiembre desde donde, por una alta escalinata, se alcanza la iglesia de San Esteban, en posicion pintoresca: más arriba la Sm. Anunciación de Portoria, del quinientos, conocida como Santa Catalina (porque en ella se encuentra la arquilla con el cuerpo de la santa), y con un interior a tres naves que presenta un bonito conjunto.

Se puede dedicar la tarde entera a una excursión en barco por el puerto, o por la colina, hacia la antigua muralla y los poderosos fortines.

Al dia siguiente, último de nuestro viaje, recorreremos la ribera de Poniente hasta Savona (46 km). Pasaremos por Pegli (Villa Rostan, del '500), Voltri (con una villa del setecientos de la duquesa de Galliera); Arenzano, sobre la amplia playa; Varazze, celebre balneario con notables iglesias, (colegiata de San Ambrosio, Santo Domingo); Celle Ligure, Albissola, (con la villa de De la Rovere, del setecientos), llegando por fin, a SAVONA.