Entre Florencia y Roma
Siena (2)

No sabremos que elegir entre las maravillas de la catedral de Siena: el Pulpito, obra de Nicolas Pisano; el pavimento, con incrustaciones de marmol, o el monumental Altar Piccolomini, o bien los frescos de Pinturicchio en la Libreria Piccolomini.

Es una aventura entre los siglos y escuelas del arte italiana. Otro importante museo, el de la Obra del Duomo, se abre junto a la misma catedral con importante coleccion de estatuas de G. Pisano y la maravillosa Majestad de Duccio de Buoninsegna (1311). De la catedral, por la pintoresca calle Galluzza, pasando ante la delicada Casa de Santa Catalina, transformada en Santuario del siglo XV, vamos a la imponente Basilica gotica del Santo Domingo, con campanario almenado (interior con bellos frescos, retrato de Santa Catalina, obra de A. Vanni); superando la calle de las Terme, nos dirigimos al palacio Salimbeni, con bellas triforas goticas y, por calle de Rossi, a la grandiosa iglesia de San Francisco (1326-1475), con importantes frescos de Lorenzetti; pasando ante el Oratorio de San Bernardino, del '400, volvemos a calle Rossi para admirar en la de Banchi di Sopra, palacio Tolomei, (siglo XII), la mas bella morada particular de la Toscana medieval.

Proseguimos hacia la plaza del Campo para ver la elegante Logia de la Mercancia y, entrando en calle Banchi di Sotto, el Palacio Piccolomini, luego, la esbelta Logia del Papa ('400), junto a la iglesia de San Martin.

Seguimos por calle de San Martin hasta llegar a otra iglesia notable: Santa Maria dei Servi, en romantica posicion aislada, entre cipreses, con preciosas e innumerables obras de la pintura senes.

Nos hemos hecho la ilusion de haber descubierto toda Siena; el viajero que no vaya tan deprisa podra descubrir otras bellezas, visitar el Archivo de Estado el Museo Arqueologico v Etrusco dar una vuelta por las Puertas, llegarse hasta el convento del Osservanza o al Castillo de Belcaro, pero tenemos que continuar nuestro viaie despues de la segunda noche pasada en Siena, para dedicar la ultima jornada a dos ciudades notables: Volterra y San Gimignano. Siguiendo la Cassia, se llega a Colle Val d'Elsa, ciudad medieval que trepa por entre dos colinas, con bellas iglesias del doscientos (San Agustin, San Pedro), Palacio Episcopal y potentes fortificaciones. Saliendo por la imponente Puerta Volterrana se llega, a los 27 km de estupendo paisaje a, VOLTERRA.