Salerno, Italia

Salerno

En lo alto, en el radiente marco del mar y del cielo, Salerno encaramada a las laderas de la montaña, en una posición espectacular mirando hacia el golfo.

La ciudad se convirtió en el centro más floreciente del Sur de Italia con la conquista de los Longobardos en el siglo VIII, en especial con el duque Arechi II. Sede del principado, Salerno conoció un período de esplendor, convirtiéndose también en un importante centro de estudios con la célebre Scuola Médica Salernitana, la institución médica más antigua de occidente. Después de los longobardos, subsiguieron los Normandos y a éstos los suevos a favorecer el crecimiento de la ciudad, progreso que se detuvo sólo en el siglo XVI, cuando el poder pasó a manos de los españoles.

 Atrio del Duomo de Salerno

En septiembre del 1943 Salerno fue la zona de desembarco de los aliados. Hoy, Salerno es una ciudad en plena reactivación, teatro de una transformación en ciudad – laboratorio, modelo de relanzamiento urbano de importancia internacional.
El corazón de la ciudad es el barrio medieval, cuya arteria principal es la vía dei Mercanti. Las calles angostas, hoy repletas de negocios, siguen las huellas de la estructura urbanística medieval conservando espléndidos palacios de época y gran parte de la arquitectura religiosa.
La Catedral (el Duomo, siglo XI), dedicada a San Matteo, es el monumento más importante de la ciudad, obra maestra de la arquitectura normanda.
Bellísimo es el vasto atrio porticado: por encima de las columnas antiguas se desliza una elegante logia con decoraciones de incrustaciones. El atrio está dominado por el poderoso campanario románico. En el interior sobresalen dos mágnificos ambones recubiertos de mosaicos del siglo XII y XIII y numerosas pinturas de los siglos XVI y XVIII.
Recubierta de mármoles policromos, la cripta barroca data del siglo XVII. Numerosos los monumentos sepulcrales, el más importante de ellos es el sepulcro de la reina Margarita de Durazzo.
Adyacente a la Catedral está el Museo del Duomo, que ofrece una panorámica del arte salernitano a través de los siglos.

Jardín de Minerva en Salerno

Merece una visita el Museo Arqueológico Provincial, en el complejo monumental de San Benedetto, uno de los museos topográficos más interesantes de Campania.

El eje de la vida comercial ciudadana son los barrios dieciochescos en los alrededores del bonito paseo marítimo Trieste, uno de los más largos de Italia, bordeado de palmeras y con una vista espectacular del golfo.
El Teatro Verdi, inaugurado en el 1872, con ambientes rebosantes de decoraciones inspiradas en motivos renacentistas y en los modelos de la antigüedad clásica, es uno de los polos culturales de la ciudad.
Un oasis verde es la Villa Comunale, el precioso jardín público, levantando los ojos hacia los colinas que se ciernen sobre la ciudad se ve el imponente Castillo de Arechi, desde donde se goza de un encantador panorama.

La Abadía de la Santíssima Trinità en Cava de’ Tirreni

Abbazia Benedettina della «Santissima Trinità» di Cava de’ Tirreni, Salerno

A pocos kilómetros de la dinámica ciudad de Cava de’ Tirreni, cuyo centro caracterizado por la presencia de pintorescos pórticos le han hecho meritar el sobrenombre de “Bolonia del Sur”, surge en una posición expresiva, clavada en un cordón de montes, la célebre Abadía de la SS. Trinità (siglo XI), una de las fundaciones monásticas más importantes del Sur de Italia.
La iglesia de elegantes formas barrocas y el monasterio acogen importantes obras de arte medieval.
Anexo al complejo también se encuentra el Museo de la Abadía de la SS. Trinità de Cava, que reúne testimonios provenientes del monasterio.